Los perpetradores

“Todos los días Nazar, Nazar, Nazar. Les va a ganar la muerte, me voy a morir antes…”[1] Sí, la muerte ganó. Miguel Nazar Haro, ex director de la DFS (1978-1982) murió en su casa el 27 de enero de 2012, a los 84 años, impune y probablemente con la consciencia tranquila, al fin todo fue por “amor a la patria”. Responsable, junto con otros más, de la creación y coordinación, en 1976, de la Brigada Especial o Brigada Blanca, como se le conoció popularmente, encargada del aniquilamiento de la guerrilla urbana. A cuenta de la Brigada Especial corrieron el mayor número de desapariciones entre finales de la década de 1970 y 1980. Pero antes de ella, ya estaba la DFS y el Ejército. Y en todas ellas Nazar, Nazar…

Fue el orgullo más grande de mi vida haber pertenecido al órgano de seguridad de este país […] Porque en ese tiempo que se llamó guerra fría, los rusos y los estadounidenses optaron por dividirse el mundo. Entonces qué hizo Estados Unidos: proteger a los países afines a su ideología. Qué hicieron los soviéticos: infiltrar, lavar cerebros a jóvenes nacionales para agitar su país de origen y poderlos atraer hacia ellos […] Este país es digno de defenderlo hasta con la vida.[2]

De acuerdo con esta visión, las amenazas internacionales y las desviaciones internas requirieron de sacrificios. Así lo consideraron Nazar y otros “patriotas”, como el expresidente Luis Echeverría Álvarez. Sacrificios que les han sido reconocidos por sus colaboradores y herederos.[3] Para Nazar, los patriotas fueron hombres perfectos que se organizaron en defensa de la nación:

Por eso la organización selecta de jóvenes que yo formé, me firmaban un acta secreta en la que se comprometían a estar dispuestos a dar la vida. Pasaron entrenamientos muy duros para ser hombres perfectos. Para mí es un orgullo haber sido de director de la Federal de Seguridad.[4]  

A lo largo de las décadas de 1960 y 1980 se fue construyendo una identidad de cuerpo basada en eso logros y en la idea de haber contribuido a la consolidación del Estado mexicano y de pertenecer a una elite,

No éramos policías corrientes. Estábamos bien vestidos y bien arreglados. Éramos muy bien recibidos y muy conocidos. Éramos especiales. Éramos puro tigre.[5]

Bajo ese discurso, y al amparo del Estado, estos “patriotas” diseñaron y operaron la contrainsurgencia en México, responsables de crímenes como cientos de desapariciones forzada y ejecuciones extrajudiciales. Y además de reprimir a toda oposición, Nazar y sus colaboradores se enriquecieron utilizando las estructuras de seguridad nacional, permitiendo y fomentando los negocios ilícitos. No es absurdo pensar, entonces, que el expertis adquirido en el combate a la oposición, incluidas las técnicas de tortura o la desaparición forzada, fueron transmitidas a grupos privados, como el narcotráfico. Miguel Nazar Haro, al menos desde 1975, fue el principal jefe de un grupo que se dedicó al robo de autos de lujo en Estados Unidos. Por este delito se le levantaron cargos en 1982 y fue perseguido por la Agencia Federal de Investigaciones de ese país (Federal Bureau of Investigation, FBI), que afirmaba que el grupo encabezado por Nazar Haro era el responsable del robo de 4,000 autos.[6]

Los documentos siguientes son informes que la propia estructura de seguridad nacional elaboró sobre algunos de los que coordinaron la contrainsurgencia:  Miguel Nazar Haro, Francisco Quiroz Hermosillo, Arturo Acosta Chaparro, Wilfrido Castro Contreras, Salomón Tanus, Tomás Morlet, Fernando Gutiérrez Barrios, Francisco Javier García Paniagua, entre muchos otros.


[1] “Lo que hice fue por amor a la patria”, entrevista con Miguel Nazar Haro, La Jornada, 28 de enero de 2012, p. 3

[2] Entrevista con Nazar Haro, El Universal, 27 de julio, 2005.

[3] “Luego de un debate privado de más de cuatro horas, en el que participaron todos los gobernadores priístas, los mandatarios electos del tricolor, representantes de los sectores y coordinadores parlamentarios, entre otros, se aprobó un documento elaborado por la dirigencia nacional priísta y presentado ante el CNP por el senador y general Ramón Mota Sánchez, el general y ex diputado Álvaro Vallarta y el general y legislador Guillermo Martínez Nolasco, en el cual se advierte que el gobierno foxista pretende acabar con la legitimidad del Estado mexicano. […] ‘de la legitimidad histórica que dio estabilidad política al país por más de 70 años, mientras el país se hallaba inmerso en guerras, golpes de Estado y graves conflictos civiles’”, Ciro Pérez Silva, “Sale el PRI en defensa de los responsables de la guerra sucia”, La Jornada, 13 de julio, 2004.

[4] Entrevista con Nazar Haro, El Universal, 27 de julio, 2005.

[5] Aguayo, La charola. Una historia de los servicios de inteligencia en México, 66. Entrevista de Aguayo con un agente fundador de la DFS.

[6] Esta información se dio a conocer en diciembre de 1988 cuando Nazar Haro fue nombrado por el entonces regente del DF, Manuel Camacho Solís, Director General de Servicios de Inteligencia en la Secretaría General de Protección y Vialidad. Las voces en contra se alzaron y salió a relucir el curriculum de Nazar, como torturador y robacoches. Carlos Marín “Los cargos en su contra en Estados Unidos, aún vigentes” y Raúl Monge “Inútiles los reclamos de la oposición: Nazar se encargará de la ‘inteligencia’ en la capital”.  Proceso, número 634, 24 de diciembre de 1988.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *